Los Doce del Olimpo
Cuando los Dioses querían ser como hombres....

 
 
Rey de los mares

Poseidón, hermano de Zeus, gobierna el mar, los manantiales y las fuentes. Era el señor de las tempestades y tormentas, así como de los vientos favorables y las travesías felices. Venerado especialmente por los navegantes, el centro principal de su culto estuvo en el istmo de Corinto, donde se celebraban en su honor los Juegos Istmicos


 
Guerra y venganza

Ares, hijo de Zeus y Hera, personificaba la guerra y la muerte violenta. También era el dios vengador del homicidio y a él estaba consagrado el Areópago de Atenas (colina de Ares o lugar de maldición), donde se juzgaban los delitos de sangre. Las sedes principales de su culto estaban en Tebas y Tracia.
 
 
El jefe de la familia

Zeus era el jefe indiscutible del Olimpo, cuyo trono ocupó tras haber vencido a su padre Cronos y sometido a los Titanes y a los Gigantes. Además de ser una divinidad celeste, mantenía el orden y la justicia entre los dioses y en el mundo terrestre. En su honor se celebraban los Juegos Olímpicos y su nombre dio origen a la palabra 'dios'.
 
Cuerpo apolíneo

Apolo, otro hijo de Zeus, era uno de los dioses más importantes del panteón griego y una divinidad muy compleja, que encarnaba algunos de los valores más representativos de la cultura griega. Protector de la música y la poesía, del canto y la danza; también predecía el futuro, por lo que se le rendía culto en los santurios oraculares, como en Delos y Delfos.
   
 
   
Diosa del amor y la belleza

Afrodita, hija de Zeus o nacida de la espuma (según diferentes mitos), era la diosa del amor, la atracción física, la sensualidad y la belleza. También se la asimilaba con la primavera, los jardines y las flores. Identificada con la estrella de la mañana (que los romanos llamarían Venus), fue asimismo guía y protectora de los navegantes, por lo que su culto se extendió por los puertos de las principales rutas comerciales.
 
 
Las chicas son guerreras

Atenea, hija de Zeus, nació de la cabeza de éste. Diosa de la razón, de la sabiduría, protectora de las artes y especialmente de las actividades femeninas: hilar y tejer. Era también una diosa guerrera y solía ser representada llevando armadura. Por ser la patrona de Atenas, a ella estaba consagrado el templo del Partenón.
   
 
     
Virgen cazadora

Artemis era hija de Zeus y hermana gemela de Apolo. Diosa de la vida salvaje, de los bosques y montes, de las regiones agrestes de Grecia, también lo era de la caza, sobre todo del ciervo. Era una divinidad virgen, protectora de las niñas en su paso a la pubertad y en los partos. Su santuario más célebre estaba en Éfeso.
 
Viva la buena vida

Dioniso o Baco nació del muslo de su padre Zeus. Era el dios del vino, de la fuerza vivificante en todas sus manifestaciones -vegetal, animal o humana-, de la fertilidad y la naturaleza. Vinculado a la danza, las fiestas y las representaciones teatrales. Está considerado la contraparte simbólica de Apolo: la pasión frente a la lógica, el sentimiento frente a la razón.